La planta

El tabaco es una variedad botánica que se selecciona y clasifica a través de la evaluación de algunos parámetros característicos. El nivel de calidad del tabaco es el resultado de una seria de factores como:

  • las características genéticas de las semillas;
  • condiciones climáticas del terreno (características del terreno según el clima) de cultivo;
  • prácticas de cultivo, cosecha y cuidado de la producción agrícola;
  • fase de pre-elaboración donde el tabaco en hoja se examina antes de ser enviado a las plantas de producción.

Los principales parámetros sobre los que se clasifica el tabaco son la posición de la hoja en la planta, la calidad del tejido, la vena principal y la nervatura, el color, el olor y finalmente, el nivel de madurez.

El cambio en la posición de la hoja en la planta produce la transformación de la constitución físico-química del tejido de las mismas, su consistencia y espesor, su dimensión y la cantidad de venas y nervaturas. Por ejemplo, para el Virginia, el contenido de nicotina de las hojas aumenta desde la base hasta el vértice superior, y ocurre lo contrario cuando el contenido de azúcares provoca diferentes tipos de humo entre ellos.

La calidad del tejido puede variar del “sustancioso” al “noble” dependiendo de la corona de hojas a la que pertenece. El tejido noble, que obtiene una combustibilidad mayor y más completa, es típico de la corona de hojas localizadas en el área media-base, mientras que el sustancioso se localiza en las coronas más altas. Otro parámetro de calidad es la “estructura granulosa” del tejido que debe ser abierta. El tabaco con el grano cerrado, que es suave al tacto, se quema con dificultad y es la causa de cierta dificultad en el gusto y el aroma.

Flower

Apical leaves

Middle leaves

Basal leaves

Haga clic en el marcador para consultar las imágenes


Unos componentes importantes de la hoja son la vena central y las nervaturas que constituyen la estructura que protege la hoja para resistir la acción del viento durante la fase de crecimiento en el campo, además de constituir el sistema de reserva y distribución de los fluidos que alimentan las hojas. En la fase de pre-elaboración del tabaco, la vena central que presenta un elevado contenido de celulosa, se separa del resto porque podría dificultar las siguientes fases de elaboración a las que se somete el tabaco para la producción de los cigarros e incluso podría tener, en cantidad excesiva, un efecto negativo en el gusto final del producto.

El color juega un papel destacadísimo en el control de calidad, estando relacionado con otros elementos que no se muestran en un examen superficial. Un color vivo es señal de un tabaco de buena procedencia, recogido en su maduración justa y bien curado, con el tejido y el grano abierto.

El olor (que es diverso al aroma que el tabaco desarrolla durante la combustión) es una señal del estado de conservación: el tabaco sano posee un olor genuino. El tabaco tiene la particularidad de absorber fácilmente no solo la humedad, sino también el ambiente y el entorno en el que cultiva.

El nivel de madurez es, para terminar, el último parámetro para la clasificación del tabaco y uno de los más importantes.

 

LA MANIFATTURA PIU' ANTICA D'EUROPA CONTINUA A PRODURRE I SUOI MARCHI MADE IN ITALY

L'azienda Manifattura Italiana Tabacco informa Operatori, Tabaccai e Consumatori che sta continuando la produzione nella storica Manifattura di Chiaravalle per soddisfare le richieste del mercato italiano con la qualità che l'ha sempre contraddistinta. Ci scusiamo se alcuni prodotti hanno subito, negli ultimi mesi, problemi di reperimento, impegnandoci a ripristinare quanto prima la loro normale distribuzione.

info@mitspa.it